Elevator Pitch, ¿listo?

08:30 de la mañana, AVE Madrid - Barcelona. Llego a la cafetería del tren y escucho a un grupo de 4 personas hablando sobre marketing, ventas y una conocida marca de telefonía móvil.

Demasiado tentador.

No lo he dudado. Me he acercado a una de las personas del grupo, y con la mayor naturalidad del mundo he comenzado mi elevator pitch:

– “Hola, me ha parecido escuchar que trabajáis en marketingy telefonía móvil. No creo que haya un sector más divertido hoy en día, ¿verdad?.”

+ “Pues sí, soy la Directora de Marketing de la empresa X. Es un sector duro pero muy dinámico… podrías decir que es divertido.”

– “Son las ocho de la mañana,  ¡demasiado pronto!, sólo te pido 2 minutos para mostrarte algo que tienes que conocer si te divierte el marketing. Mira, se resume muy bien con esta imagen del “social media funnel” en mi iPad.” (enciendo el iPad con la foto ya preparada antes del approach, obviamente)

+ “¿A ver esa imagen?.”

– “Mira, en la parte superior del embudo puedes ver las millones de conversaciones y contenidos que miles de clientes están comentando, compartiendo, tuiteando, liking y posteando a diario.

Esta revolución en social media está cambiando el marketing y la manera en la que construimos las marcas hoy y, sobre todo, en el futuro.

Mi empresa te ayuda a posicionar tu marca y a hacerla más relevante a través de marketing de contenidos y engagement en redes sociales. Te ayudamos a que tus propios clientes hagan el branding de tu marca de manera positiva, a diario.

Te va a interesar mucho conocerlo, es más, creo que te va a apasionar. Si me das tu e-mail te escribo para ver qué día te viene bien para conocerlo con tu equipo ¿te parece?.”

+ “Parece interesante, ya estamos haciendo muchas cosas en social media, pero este enfoque parece bueno. Toma nota de mi e-mail y lo vemos.”

Objetivo cumplido.

Un elevator pitch de 1 minuto no cierra ningún negocio, abre una oportunidad. Abre puertas, genera interés y te permite una presentación “formal” de 20 minutos en otro momento.

¿Tienes tu elevator pitch listo?